fbpx

Blog

DPZ: Nuevos tribunales que despiertan inquietudes

Hoy el BOPZ viene cargadito, y además de los admitidos y excluidos de las plazas de TAG que comentábamos en el post anterior aparece la composición de varios tribunales que dan lugar a una cierta inquietud, y el revuelo no se ha hecho esperar. No en uno ni en dos sino hasta en tres composiciones de tribunal publicadas hoy (Decretos 2659, 2665 y 3314 del Presidente de la DPZ) aparecen como titulares personas vinculadas por sangre al mundo de la preparación de oposiciones.

Esto no es nuevo y ya en marzo de este mismo año dimos cuenta en este blog sobre una situación similar que se solucionó rápida e indoloramente, y tenemos la máxima confianza en que esta vez será así de nuevo, porque aunque no dudamos de la integridad y profesionalidad de los miembros convocados, la mujer del César no sólo tiene que ser honrada, sino que también tiene que parecerlo. Lo mismo ocurre con la imparcialidad.

Los tribunales de oposiciones están investidos de un poder de decisión tan alto y de una trascendencia tan vital para tantas personas que resulta absolutamente indispensable exigir la máxima pulcritud, e incluso la notoria apariencia, la razonable posibilidad, la fundada sospecha de que pudiera haber determinados aspirantes que pudieran tener un trato de favor o de desfavor es suficiente para excluir a miembros del tribunal con vínculos de sangre directos como ocurre en estos Decretos.

No vamos a insistir en ello porque sabemos que la dinámica de nombramientos de miembros de tribunal a menudo no incluye que les pregunten previamente si quieren ejercer como tales o si existe alguna causa de abstención que lo impida, y por ello esperamos una abstención voluntaria y rápida sin que la cosa llegue a mayores.

Pero sí sería deseable un control previo de estas cuestiones para evitar la inquietud que genera entre los opositores y mantener las apariencias. La Diputación no puede ser ajena al hecho de que opositores (y academias) monitorizan (monitorizamos) las composiciones de los tribunales y las relaciones personales o profesionales que puedan dar lugar a situaciones injustificables porque precisamente esas situaciones tienen el potencial de minar la confianza en una selección justa e imparcial.

Y es que la abstención, al igual que la recusación, son como la RAE: limpian, fijan y dan esplendor a la legitimidad de las Administraciones públicas y a la integridad del sistema de selección de los candidatos mejor preparados para ejercer las funciones públicas.

Whatsapp a Oposiciones Áctur